Border center

Tolera autoridad invasión en El Aguajito, en Baja California

Por Marco A. Flores | Semanario ZETA

abril 06, 2021 | 5:00 am



Alrededor de 40 hectáreas, de 186 propiedad de Javier Beltrán, han sido ocupadas con el auspicio de la asociación Colonizando para la Familia. Desde 2019 existe una denuncia por despojo

Alrededor de 40 hectáreas, de un total de 186 ubicadas en la zona de El Aguajito, se encuentran invadidas desde 2019 por un grupo de personas -identificadas por los quejosos como miembros de la asociación Colonizando para la Familia, presidida por Mariana Brambila Aguilar-, situación que ha sido tolerada por la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado y el Instituto para el Desarrollo Inmobiliario y de la Vivienda para el Estado de Baja California (Indivi).

El conflicto entre los propietarios, sus representantes legales, los invasores y quienes compraron por alrededor de 30 mil pesos a estos últimos, ha escalado en fechas recientes, llegando a las agresiones verbales, físicas, daños a vehículos y balazos.

El señor Javier Beltrán Gudiño se presentó ante el Ministerio Público el 28 de mayo de 2019 para denunciar el delito de despojo (ocupar bien inmueble ajeno) en contra de quien resulte responsable, bajo Número Único de Caso 0201-2019-07787, por la invasión de sus tierras ubicadas en la carretera a Ojos Negros, Kilómetro 5.5.

En el relato de la entrevista, el señor Beltrán declaró haber sufrido daños reiterados en su posesión desde el sistema de justicia tradicional, lo cual ocurrió de nueva cuenta el 22 de mayo, cuando recorrió sus terrenos acompañado de uno de sus trabajadores.

A espaldas del fraccionamiento El Roble, parte colindante con su predio, detectó un grupo de aproximadamente 20 personas, por lo que, ante el temor de sufrir alguna agresión, decidió retirarse y volver dos días después con su hijo.

El 25 de mayo que regresaron a los terrenos, encontraron más gente, llamaron a la Policía Municipal y se levantó un parte con el testimonio de algunos invasores, reconociendo que estaban allí de manera ilegal.

“Estas personas que están dentro de mi predio están deslindando mi predio y marcándolo para subdividirlo y ahí meterse todas las familias, de hecho, me pude percatar que una persona es la única que está haciendo una choza de material de madera en la que está viviendo; estas personas hacen sus guardias y ahí se quedan a dormir con la intención de que no los saquen y aceptan tácitamente que no se saldrán de mi predio”, relató el propietario.

En otra parte de su declaración, recordó que una semana antes de presentar la denuncia, le avisaron de un sujeto que estaba limpiando parte de sus terrenos con la intención de “hacer algo” que después supo, era un supuesto centro de rehabilitación, para lo cual pedía que le prestaran o rentaran un pedazo del predio, lo cual fue negado. Posteriormente los invasores entraron por esa misma zona.

El Aguajito, terreno invadido en Baja California

Brambila reconoce que Beltrán tiene escrituras 

El 30 de julio de 2020, más de un año después de la denuncia interpuesta por el propietario de los terrenos, se llevó a cabo una mesa de trabajo sobre regularización de predios en Lomas del Aguajito, sin la presencia del propietario y sus representantes.

En la minuta de la reunión quedó plasmado que la señora Mariana Brambila expuso los antecedentes que dieron origen al asentamiento, además de manifestar “también conocer que Javier Beltrán Gudiño tiene escrituras del predio”.

Ante las autoridades municipales, estatales y municipales, declaró conocer irregularidades e inconsistencias en el proceso de regularización al que ella ha intentado llegar mediante diversas alternativas, como un subsidio.

El documento también recoge “intimidaciones verbales y físicas por parte de los defraudadores, quienes realizan actos de venta sobre los predios en disputa”, por lo que la Dirección de Administración Urbana del XXIII Ayuntamiento, invitó a apegarse a la legalidad y conocer la situación legal de los predios.

Tres fueron los acuerdos logrados en la reunión: Administración Urbana invitó a los colonos a levantar una denuncia contra los vendedores ilegales; proceder ante Sindicatura contra autoridades policiales que actuaron parcialmente a favor de los vendedores irregulares; y que Administración Urbana y la Secretaría General de Gobierno buscarían los antecedentes registrales de la propiedad para conocer la situación legal.

Propietario reclama a Administración Urbana 

En un escrito recibido el 1 de septiembre de 2020 en la Dirección de Administración Urbana, Ecología y Medio Ambiente, el señor Javier Beltrán expuso once puntos relacionados con la problemática en la zona, acusando que el 13 de agosto, la señora Maritza Parra Muñoz contrató los servicios de una máquina retroexcavadora para realizar movimientos de tierra sin permiso del propietario ni de las autoridades.

Según lo expuesto en el documento, Parra dijo pertenecer a la asociación Colonizando para la Familia, la cual contaba con permisos del gobierno estatal para realizar las maniobras, la construcción de cercos limítrofes y construcción de viviendas.

Para sustentar lo dicho, entregó copia de la minuta de la mesa de trabajo llevada a cabo el 30 de julio de 2020, firmada por funcionarios de los tres órdenes de gobierno. Documento proporcionado por Marina Brambila, quien habría dicho a sus asociados que su agrupación contaba con autorizaciones gubernamentales para levantar cercos, realizar deslindes de predios y construir viviendas, ya que la asociación se encontraba en trámites de regularización de dichos predios.

En el mismo documento, Beltrán dijo a la autoridad municipal que efectivamente era el propietario de los terrenos, que no sabía de la citada mesa de trabajo y que la señora Mariana Brambila era señalada en su denuncia por despojo, sin embargo, ella sí estuvo en la reunión con las autoridades.

“Respecto a los temas tratados en dicha mesa de trabajo, niego rotundamente que persona alguna que participó en dicha mesa de trabajo se haya acercado al suscrito con el ánimo de regularizar o llegar a un acuerdo respecto al despojo que he sufrido (…) principalmente por la de nombre Mariana Brambila Aguilar, ya que la misma con artimañas legaloides sigue instigando día con día a gente incauta para que me despojen de mi propiedad, bajo el argumento que la multicitada asociación se encuentra en pláticas de regularización de mis predios con diversas autoridades gubernamentales”, reclamó.

De darse una nueva reunión, Beltrán solicitó ser invitado para estar en las mismas condiciones de las personas que participaron o participarán en próximos encuentros.

Lideresa acude a evento de AMLO 

El 28 de noviembre de 2020, Mariana Brambila, lideresa de los invasores, acudió con un grupo de mujeres y niños a la Clínica 69 del Instituto Mexicano del Seguro Social en Vicente Guerrero, al Sur de Ensenada.

En ese lugar se desarrolló un evento del Presidente Andrés Manuel López Obrador, específicamente la supervisión de obra de ampliación de la infraestructura hospitalaria.

A las afueras de la clínica, portando cartulinas, Brambila se asumió como representante de un asentamiento en Lomas del Aguajito y dijo haber acudido para solicitar ayuda con la regularización de la tierra.

Se suponía que, cuando llegaron a ocupar los predios, el dueño les vendería, después se suscitó una serie de hechos que no lo permitieron, comentó Brambila en breve entrevista con ZETA hace cuatro meses.

Agregó que el gobernador ya los había atendido en una de las Jornadas por la Paz, dando indicaciones al director del Indivi, Marco Blásquez, “pero ha incrementado la problemática porque al parecer los dueños no quieren algo legal”.

Reconoció que en la zona ya estaban asentadas, de manera irregular, entre 300 personas y hasta mil familias.

El Aguajito, terreno invadido en Baja California.

Indivi reconoce propiedad de Javier Beltrán 

Aurora Inzunza Velazco, delegada del Indivi en Ensenada, emitió un comunicado con fecha 18 de enero de 2021 a los interesados en adquirir terrenos en El Aguajito, en los que reconoce como dueños a los señores Javier Beltrán Gudiño y María del Rosario Valverde.

Precisó que los contratos de compraventa o de promesa de compraventa celebrados con los propietarios tienen validez jurídica, y, en conjunto con las correspondientes cartas finiquito emitidas por el propietario y/o su representante legal, constituirán el instrumento jurídico necesario para su posterior titulación por parte del Indivi.

El precio de compraventa o de promesa de compraventa, así como cualquier negociación, tendrá que hacerse con los propietarios; la asignación de predios será hecha por estos, propietarios, según la disponibilidad de terrenos.

El Instituto estará atento para iniciar procesos de titulación siempre y cuando se compruebe haber realizado la compraventa o promesa de compraventa con los propietarios, además de contar con la debida carta finiquito.

“Dado lo anterior, el Instituto se deslinda de cualquier asunto relacionado con acciones de carácter penal o civil o cualquier conflicto entre particulares, y rechaza cualquier acto de violencia”, consta en el documento.

En tanto, representantes del señor Javier Beltrán se declararon dispuestos a vender terrenos de 10×20 de manera legal, en diversas ubicaciones y precios.

Este texto es publicado por el Border Hub con autorización de Zeta. Aquí la versión original.

Unete a nuestro newsletter.


Contacta al Autor

Marco A. Flores

    El periodismo requiere de tu apoyo

    Conviértete en miembro del Border Hub

    Notas Relacionadas