Border center

Rehacen su vida en la frontera, lejos de su patria

Por Verónica Martínez. Fotografías: Rey R. Jauregui  | La Verdad Juárez

junio 21, 2021 | 5:00 am



Belkys Jaimes, una migrante de Venezuela que solicitó su refugio en México para convertirse en residente legal en Ciudad Juárez. Fotografía Rey R. Jauregui 

Belkys y Ruth son dos hermanas que huyeron de Venezuela por carencias de alimentos y medicamentos, ambas decidieron solicitar su residencia legal para vivir en Ciudad Juárez; como refugiadas enfrentan grandes dificultades principalmente para encontrar empleo

 Ciudad Juárez– A cada entrevista de trabajo a la que acude, Belkys Jaimes se topa con las mismas trabas: las empresas le dicen que no contratan a inmigrantes. Su experiencia más reciente fue en una cadena de supermercado donde le pidieron una credencial de elector, que como refugiada venezolana en el país no tiene.

“Significa que mi tarjeta de residencia permanente no sirve para nada”, expresa Jaimes, una mujer de 58 años que hace cuatro años llegó a esta comunidad fronteriza para visitar a su hermana, casada con un mexicano, y decidió quedarse.

En ese tiempo, cuenta, se puso a trabajar en un restaurante donde ganaba mil 600 pesos a la semana, un monto equivalente a su salario anual en Venezuela, por lo que decidió no regresar a su país y solicitar refugio en México.

Otros obstáculos que Jaimes encuentra es que no poder abrir una cuenta de banco como extranjera, y sin una cuenta de nómina a su nombre otras empresas dispuestas a contratarla suspenden el proceso administrativo.

“Nuestra lucha más grande ha sido la de conseguir empleo” dijo Jaimes. “Pero no importa, nosotras luchamos por uno u otro lado”.

Belkys se comunica con sus hijas que est´pan en Caracas.
Belkys mantiene comunicación con sus hijas que están en Caracas, a través de videollamadas

A pesar de los beneficios que reciben al obtener su estatus de residente legal, los refugiados en México aún encuentran retos al reconstruir sus vidas fuera de sus países natales.

De acuerdo con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, la inclusión de los refugiados es de suma importancia ya que muchas de las personas desplazadas aún enfrentan grandes dificultades principalmente para recibir atención médica, encontrar empleo y escuelas para sus hijas e hijos.

Este 20 de junio se conmemora el Día Mundial del Refugiado, que se celebró por primera vez en el 2001 en el marco del 50 aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951.

“El Día Mundial del Refugiado es una ocasión para fomentar la comprensión y la empatía hacia las personas refugiadas y desplazadas en consideración de las difíciles circunstancias en las que se encuentran; asimismo, la fecha permite reconocer su capacidad de resiliencia en la reconstrucción de sus vidas”, difundió ACNUR.

Belkys Jaimes es el sustento de su madre de 81 años y su hermana Ruth Jaimes, por quien logró conseguir la tarjeta de residente permanente por razones humanitarias, en marzo este año.

Belkys y Ruth
Belkys y Ruth.

La familia buscaba un tratamiento para Ruth que sufre de una eventración abdominal. Con la severa crisis económica que se sufre en Venezuela no había forma de que recibiera la atención médica en su país, aseguró.

“Allá si no tienen una jeringa, si no hay el medicamento que debes tomar, simplemente te mueres”, dijo Ruth que ya con la residencia que se le otorgó este año ha podido recibir beneficios y atenderse en el Hospital General.

Ruth ha recibido también asistencia de la Sociedad de Ayuda al Inmigrante Hebreo (HIAS por sus siglas en inglés) y la asociación civil Derechos Humanos Integrales en Acción (DHIA). Esta última le ofrece transporte a sus consultas médicas y acceso a medicamento.

Belkys y Ruth recuerdan que en Venezuela pasaban más de nueve horas formadas afuera de los supermercados para apenas poder comprar un kilo de pollo y una bolsa de arroz.

“A mí me bajaban las lagrimas cuando entraba al súper, porque yo recordaba a mi Venezuela de hace seis, siete años” dijo Ruth recordando la primera vez que entro a un supermercado en México, donde observó las repisas llenas de productos y variedades de donde escoger. 

Ruth de Venezuela.
Ruth salió de Venezuela en busca de servicios médicos y medicamentos para atender su enfermedad

Además de poder recibir atención médica, Ruth y Jaimes consideran que es mejor su estancia en México ya que pueden mandar el dinero que ganan a sus hijos que aún permanecen en Caracas y San Cristobal.

Ruth mencionó que su hijo que trabaja para el estado de Táchira, tiene un salario de un millón de bolívares al mes que equivale a menos de siete pesos mexicanos.

“De Venezuela se ha ido todo el mundo”, menciona Jaimes. “Se han ido los médicos, se han ido los ingenieros, los estudiantes se gradúan y se van porque no hay empleo”.

Belj¿kys, de Venezuela en Jua´rez.
En su cocina preparan arepas, un alimento muy tradicional en su país

En México el número de tarjetas de residencia permanente por reconocimiento de refugio a crecido exponencialmente en menos de una década. En el año 2012, se documentaron 224 extranjeros como refugiados y para el 2020 este número subió a 16 mil 845, según datos del Instituto Nacional de Migración.

Sólo desde enero a abril del 2021, se han documentado 6 mil 732 refugiados con residencia permanente en México siendo Honduras y Venezuela los primeros dos países de origen.

Entre esas cifras se encuentran los casos de las hermanas Jaimes que para sostenerse ahora venden paletas y papas fritas preparadas con salsa, aunque Belkys mantiene su búsqueda de empleo.

Este texto es publicado por el Border Hub con autorización de La Verdad Juárez. Aquí la versión original.

Unete a nuestro newsletter.


Contacta al Autor

Verónica Martínez. Fotografías: Rey R. Jauregui 

    El periodismo requiere de tu apoyo

    Conviértete en miembro del Border Hub

    Notas Relacionadas