Border center

Registros bautismales probarían posesión indígena en tierras que pelean empresarios priistas en Chihuahua

Por Óscar Rosales, fotos: Raúl Fernando | Raíchali

julio 22, 2021 | 5:00 am



Los manuscritos jesuitas constatan que la zona serrana del municipio de Urique ha estado habitada por rarámuris desde hace más de cien años.

Chihuahua.- El registro de siete bautizos jesuitas de inicios del siglo XX de personas rarámuri nacidas en la comunidad indígena de Mogótavo, del municipio de Urique, fueron encontrados en los libros parroquiales de la localidad de Sisoguichi, Bocoyna, los cuales comprobarían la existencia del pueblo originario en la Sierra Tarahumara desde tiempos ancestrales, según activistas y defensores legales.

Gracias a las declaraciones de Miguel Manuel Parra, vocero de la comunidad de Mogótavo, y el acceso a los libros bautismales de la diócesis en Sisoguichi, el equipo de Raíchali pudo ubicar, encontrar y documentar la evidencia histórica que remonta a las misiones jesuitas de inicios del siglo pasado.

La fecha más antigua de nacimiento de la que se tiene nota en los escritos eclesiásticos es del 26 de marzo de 1905, perteneciente al bautismo de José María, efectuado durante el 24 de junio de 1915 en el ejido de San Alonso y presidido por el sacerdote jesuita Gabriel Morfin.

Registros bautismales en la Sierra tarahumara.

Estas pruebas no han conseguido que las autoridades federales den el reconocimiento de las tierras al pueblo rarámuri que lo ha solicitado desde 1980.

El descubrimiento de estos documentos se da en medio de una batalla legal para evitar el despojo del territorio a los habitantes de Mogótavo, ya que durante el mes de mayo los tres gobernadores indígenas de la comunidad fueron demandados penalmente por despojo agravado por cinco empresarios priístas.

El grupo demandante integrado por Omar Bazán Flores, Ricardo Orviz Blake, Jesús Alberto Cano Vélez, Agustín López Dumas y la familia del fallecido Ricardo Valles Alvelais, argumentan que las tierras de Mogótavo les pertenece debido a una compra realizada por el grupo en 2008 de 154 hectáreas a Odile Sandoval Almeida, dueña del hotel Barrancas del Cobre, por 2 millones 250 mil dólares.

Ante la persecución judicial, habitantes de Mogótavo junto con otra decena de comunidades rarámuri y ódame se organizaron a finales de mayo y llevaron a cabo una manifestación en la carretera Creel – San Rafael, antes de llegar al complejo turístico de Barrancas del Cobre, donde exigieron el retiro de la acusación de tipo penal.

Aquí un resumen de las personas bautizadas nacidas en Mogótavo, tal como fueron encontradas en los libros parroquiales de Sisoguichi.

Tabla de registros bautismales en la sierra tarahumara.

“Claro que no se puede dudar de que los rarámuris ahí nacieron”, señaló Diana Villalobos, directora de la Consultoría Técnica Comunitaria (Contec). Según el rastreo histórico de la asociación civil, los misioneros jesuitas eran quienes iban a las localidades tarahumaras para llevar a cabo las ceremonias cristianas.

La directora del Centro de Capacitación y defensa de los derechos indígenas (Cecaddhi), Citlali Quintana, reconoció la importancia de ubicar y registrar ese tipo de documentos, ya que estos podrían fortalecer la defensa del territorio en la batalla legal.

“Podría deducirse de ahí que las personas de la comunidad tienen posesión previa a la dotación que se hizo a particulares”, explicó Quintana.

Sin embargo, el proceso legal se encuentra detenido en estos momentos. Un par de días antes de las elecciones, donde Omar Bazán disputó por una ya ganada diputación plurinominal del PRI, los gobernadores indígenas acusados recibieron un oficio del Juzgado Menor Mixto de Urique del Distrito Judicial Arteaga, que notificó la suspensión de la audiencia programada para el nueve de junio.

Según el oficio, la suspensión se debe a que se solicitó un “cambio de imputados” en la demanda, es decir, que habrá modificaciones hacia el número o nombres de personas que se acusan.

El vocero de Mogótavo expresó su preocupación por esta modificación, ya que se podrían involucrar a más habitantes de la comunidad, además de los gobernadores. Recalcó que la lucha por defender el territorio continuara y que prevén más manifestaciones de protesta mientras no haya un alto a la persecución legal.

Este texto es publicado por el Border Hub con autorización de Raíchali. Aquí la versión original.

Unete a nuestro newsletter.


Contacta al Autor

Óscar Rosales, fotos: Raúl Fernando

    El periodismo requiere de tu apoyo

    Conviértete en miembro del Border Hub

    Notas Relacionadas