Border center

Infancias encerradas: riesgos y miedos ante la pandemia

Por Rocío Gallegos | La Verdad

septiembre 23, 2020 | 5:00 am



Las niñas, niños y adolescentes en el estado de Chihuahua tienen miedo de perder a su familia por el Covid-19; les preocupa que sus padres pierdan su empleo y les estresan las clases virtuales y la carga de tareas bajo este esquema de enseñanza improvisado que siguen desde casa, revelan resultados de consulta

Tiene siete años y su preocupación en medio del encierro que vive por el coronavirus, dice, es “que se muera mi familia de Covid-19”.

El niño es uno de las 450 niñas, niños y adolescentes, de entre seis y 17 años, que participaron en la consulta #InfanciasEncerradas en el estado de Chihuahua, que se llevó a cabo para conocer sus opiniones, sentimientos, pensamientos y anhelos en el contexto de la pandemia.

“Me preocupa mi mamá, que se tiene que ir a trabajar, y mi estado emocional, ya que ha decaído mucho”, dice a su vez una adolescente de 13 años.  Una niña de 10 años responde que tiene miedo al “coronavirus y que mi mamá no encuentre trabajo”.

En medio del encierro que viven por el Covid-19, las preocupaciones que predominan en niños, niñas y adolescentes del estado de Chihuahua es que se contagie alguien de su familia y la pérdida de empleo de sus padres, dice Nashieli Ramírez Hernández presidenta de la CDHCMX.

Este organismo coordinó la consulta en el estado junto con la Organización Popular Independiente (OPI), la Red por la Infancia en Ciudad Juárez, la Comisión Estatal de Derechos Humanos Chihuahua y el Sistema Estatal de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna).

Respecto a la escuela, los resultados exponen que la alternativa de aprendizaje implementada como consecuencia de la suspensión de clases presenciales ha sido una fuente de estrés para muchos niños, niñas y adolescentes. Ellas y ellos han manifestado la dificultad para encontrar fuentes de información adicionales para comprender algunos conceptos explicados en las clases o incluso los libros de texto.

Fotografía: captura de documento de consulta #InfanciasEncerradas.

Clases virtuales y el exceso de Tareas 

Las niñas, los niños y las y los adolescentes del estado de Chihuahua manifiestan un exceso de tarea, la falta de entendimiento de contenidos, el enojo por relacionarse de manera virtual con sus compañeras, compañeros y sus docentes, entre otros. También hacen referencia a una carga desproporcionada de trabajos escolares e incertidumbre por los esquemas en los que se continuará con el aprendizaje y la evaluación.

La encuesta muestra que 49 por ciento de las niñas y los niños se dedica a realizar tareas casi todos los días y 31 por ciento refiere hacerlas varias veces al día. A pesar de dedicarle gran parte de su tiempo, casi tres de cada 10 no consiguen acabarlas y 49 por ciento lo logra, pero considera que le representa mucho trabajo.

Derivado de lo anterior, relacionan mayores niveles de violencia al interior de sus hogares con el nivel de estrés que se produce alrededor de las tareas y el poco entendimiento de los recursos tecnológicos por parte de quienes les acompañan en sus tareas escolares.

Fotografía: captura de documento de consulta #InfanciasEncerradas

Catalina Castillo, de la Red de la Infancia en Ciudad Juárez, afirma que los resultados expuestos obligan a la reflexión para decidir qué hacer.

Dice que los hogares se pueden volver muy hostiles para los menores, y que en un contexto de violencia los niños, niñas y adolescente se han tenido que adaptar a ellos incluso en condiciones de peligro.

“De enero de 2014 a abril de 2019 se registraron mil 458 víctimas de violencia sexual en Juárez y 728 en Chihuahua, de acuerdo con la Fiscalía. Cinco de cada 10 víctimas de abuso sexual fueron menores de edad y el 80 por ciento de esos delitos se realizaron en el hogar. El 80 por ciento de los agresores fueron mayores de edad”, dijo Castillo.

José Luis Flores, de Sipina, expone que muchos niños dicen sentirse bien, pero es alto el porcentaje que no lo está pasando bien.

Es impresionante que entre sus preocupaciones estén dominados por su familia, el trabajo y la pandemia, agrega.

De acuerdo con los resultados del ejercicio de opinión entre infantes, el encierro se está convirtiendo en un factor de riesgo en temas como la salud mental y la violencia familiar; y paradójicamente, por el otro, la casa es un espacio en el que niñas, niños y adolescentes han podido disfrutar del tiempo y la convivencia con sus familias.

Ramírez Hernández destaca que respecto a lo que da miedo a los infantes y adolescente esta la violencia comunitaria, es decir, la ejercida en el espacio público y lo que plantea la presencia del coronavirus para su salud.

Entre los participantes en este ejercicio, el 61 por ciento fueron niñas, 37 porciento niños y 1 por ciento no quiso contestar, se informó. La consulta tuvo varias modalidades de participación inclusiva, contempló un cuestionario en línea dirigido a niñas, niños y adolescentes de entre siete y 17 años; y la participación a través de dibujos para niñas y niños de entre tres y seis años.

El encierro

Al momento del levantamiento de la consulta – del 27 de mayo al 15 de julio – para la mayoría de las y los participantes habían transcurrido entre 10 y 11 semanas de encierro.

“Describe en una frase o una palabra lo que significa para ti estar encerrada o encerrado en este tiempo de quedarte en casa por el coronavirus”, se les pregunta.

Las palabras mencionadas con más frecuencia como respuesta fueron las siguientes: aburrimiento, aburrido, casa, salir, etcétera.

Algunos prefirieron desarrollar más lo que significa el contexto de encierro como principal medida sanitaria:

“Me siento a gusto, pero extraño mucho la escuela”
Niño, 10 años.

“Creo que en un ratito no voy a salir, para cuidarnos del coronavirus”
Niño, 7 años.

“Recibir más trabajos de los que deberían ser, afligiendo nuestras situaciones, ya que aparte del estrés del exceso de tareas se le suma que no las revisan y aparte tenemos que afrontar las preocupaciones que conlleva la pandemia”
Hombre adolescente, 16 años.

En relación con las actividades que niñas, niños y adolescentes de Chihuahua realizan en este periodo de aislamiento social y los materiales con los que cuentan tanto para atender sus actividades escolares como para el entretenimiento, se hace necesario destacar el uso de recursos tecnológicos como teléfono celular, computadora o tableta. Lo anterior implica la supervisión del uso y el acompañamiento de contenidos digitales en función de la autonomía, evolución y madurez de niñas, niños y adolescentes, por lo que es necesaria la difusión de medidas para garantizar la seguridad digital.

En este apartado, Nashieli Ramírez Hernández presidenta de la CDHCMX, expone que se debe considerar que la consulta es bastante urbana, por la lógica que se refleja mucho la situación que vive la infancia de las ciudades de Chihuahua y Juárez.

Sobre esto, Néstor Armendáriz, presidente de la CEDH Chihuahua, comenta que los resultados exponen una desigualdad en las vivencias de la infancia ante la pandemia en el estado, pero si se abarcara más regiones se tendría una brecha mayor entre las realidades de los niños, niñas y adolescentes en la entidad.

También nos muestran los miedos y otros factores que afectan a esta población por quedarse solos, por temor a contagios, a la muerte y a que sus papás se queden sin trabajo.

Los resultados servirán para discutir sobre la infancia ante la pandemia no solo bajo la perspectiva de los adultos, se debe cambiar este chip porque el encierro va a continuar, agrega.

Respecto de la violencia al interior de los hogares, la consulta arroja que si bien los resultados no arrojan elementos de urgente atención para suponer un aumento o intensificación de la violencia ejercida hacia niñas, niños y adolescentes, sí evidencia los métodos violentos como nalgadas, “que me pegue mi mamá y papá” o “que me griten” como mecanismos correctivos y disciplinarios justificados por parte de las personas encargadas del cuidado.

En este sentido, se menciona que algunas respuestas muestran la presencia de situaciones de violencia familiar que generan tristeza entre las niñas, los niños y las y los adolescentes, ya que refieren recibir regaños por diversos motivos, enfrentar problemas, peleas y discusiones, y hasta recibir malos tratos y golpes.

En el documento también se menciona que aun cuando el 3 de abril se dio a conocer el Plan Emergente de Apoyo y Protección de la Salud, Empleo e Ingreso Familiar en el estado de Chihuahua que establece acciones, entre otras, para fortalecer el sector salud, un plan alimentario, un plan emergente de ocupación temporal, apoyo psicosocial y prevención de la violencia familiar, las niñas, los niños y las y los adolescentes de esta entidad federativa manifestaron como principales preocupaciones la falta de dinero, la pérdida del trabajo de mamá y/o papá, y el deseo de tener dinero y ser millonarios.

Lo anterior significaría que las acciones implementadas por el estado de Chihuahua no han logrado mitigar la preocupación respecto de la pérdida del ingreso y que ésta conlleve una precariedad material que podría ser extrema, tal como la carencia de alimentos, vestimenta y casa.

La consulta tiene dos objetivos principales: el primero es conocer las opiniones, sentimientos, pensamientos y anhelos de las y los niños en el contexto de la pandemia; y el segundo es orientar y alimentar las diferentes etapas de la formulación, el diseño y la implementación de política pública a mediano plazo, así como las intervenciones institucionales inmediatas desde la perspectiva de las niñas, los niños y las y los adolescentes, explicó la presidente de la CDHCMX

Este texto es publicado por el Border Hub con autorización de La Verdad Juárez. Aquí la versión original.

* Foto principal Raíchali.

Unete a nuestro newsletter.


Contacta al Autor

Rocío Gallegos

    El periodismo requiere de tu apoyo

    Conviértete en miembro del Border Hub

    Notas Relacionadas