Border center

Estudio publicado en The Lancet confirma: vacuna rusa contra Covid-19 desarrolla inmunidad sin efectos graves

Por Carlos Álvarez | Semanario ZETA

septiembre 04, 2020 | 5:00 am



Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta la fecha hay 176 proyectos de vacunas en curso en el mundo, de los cuales 34 están en fase de ensayos clínicos, lo que significa que empezaron a ser probados en seres humanos.

Un grupo de pacientes que participó en un estudio preliminar sobre la vacuna rusa contra el coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad Covid-19), desarrolló una respuesta inmunitaria sin efectos indeseables graves, según publicó este viernes la prestigiosa revista médica británica The Lancet.

Sin embargo, estos resultados no prueban que la vacuna rusa, bautizada como Sputnik V, proteja eficazmente contra una infección de Covid-19, debido a que son necesarios otros estudios, afirmaron varios expertos en el estudio.

El 11 de agosto de 2020, las autoridades rusas anunciaron que su vacuna entraba en la tercera y última fase de ensayos clínicos, pero que no iban a esperar los resultados de esta, en la que “participan miles de personas”, debido a que su intención era aprobarla en septiembre. El presidente Vladimir Putin afirmó, en su momento, que la vacuna garantizaba una “inmunidad duradera” al Covid-19.

Según la revista médica The Lancet, Sputnik V consta de dos componentes diferentes, administrados en dos inyecciones con tres semanas de intervalo. Se trata de una vacuna de “vector viral”, que utiliza dos adenovirus humanos (familia de virus muy común) transformados y adaptados para combatir el Covid-19.

La publicación se basa en dos pequeños estudios, realizados con dos formulaciones diferentes del Sputnik V, entre 76 adultos voluntarios en buen estado de salud. Ambos concluyeron que ninguno de los dos componentes de la vacuna provocó “efectos indeseables graves” y que su administración sucesiva “genera la producción de anticuerpos”.

Los estudios publicados en The Lancet fueron realizados entre el 18 de junio y el 3 de agosto, por investigadores de los ministerios rusos de Sanidad y Defensa y financiados por el primero.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta la fecha hay 176 proyectos de vacunas en curso en el mundo, de los cuales 34 están en fase de ensayos clínicos, lo que significa que empezaron a ser probados en seres humanos. Entre estos, ocho se hallan en la fase tres, la más avanzada.

El pasado 11 de agosto, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció que su país logró ser el primero en el mundo en registrar una vacuna contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 (que causa la enfermedad covid-19).

“Esta mañana se ha registrado, por primera vez en el mundo, una vacuna contra el nuevo coronavirus”, dijo el jefe del Kremlin en una reunión con el Gabinete de Ministros. Según el mandatario, la vacuna rusa es “eficaz”, había superado todas las pruebas necesarias y permite lograr una “inmunidad estable” ante el Covid-19.

Inclusive, el jefe del Kremlin agregó que una de sus hijas ya se había vacunado con el preparado ruso y ahora se siente “bien”. “Espero que en breve podamos comenzar a producir en masa este remedio”, señaló Putin durante la reunión.

El mandatario ruso agregó que la vacunación será voluntaria, para que “lo hagan los que así lo desean” y confió en que los países extranjeros también podrán desarrollar próximamente sus vacunas contra el Covid-19. “Espero que nuestros colegas en el extranjero también seguirán su labor y en el mercado de los fármacos y vacunas habrá más remedios que se puedan utilizar”, afirmó.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recibió con cautela la noticia de que Rusia registró la primera vacuna del mundo contra el Covid-19, señalando que esta, como el resto, deberá seguir los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo.

“Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad”, señaló en rueda de prensa Tarik Jasarevic, portavoz de la OMS, quien añadió que la organización está en contacto con las autoridades rusas y de otros países para analizar los progresos de las distintas investigaciones de vacunas.

El portavoz de la OMS subrayó que la organización internacional se siente animada “por la rapidez en que se están desarrollando las vacunas” y espera que algunas de ellas “se muestren seguras y eficientes”.

La vacuna rusa no figuraba entre las seis que la OMS señaló como las más avanzadas la semana pasada. El organismo con sede en Ginebra citó entre esas a tres candidatas, desarrolladas por laboratorios chinos, dos estadounidenses (de las farmacéuticas Pfizer y Moderna) y la británica desarrollada por AstraZeneca, en colaboración con la Universidad de Oxford.

La Vacuna en el caso mexicano 

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró ese mismo 11 de agosto que su Gobierno tiene contemplado en el presupuesto federal la compra de las dosis de la vacuna contra el Covid-19, y apuntó que se tienen tres escenarios en la adquisición, que va de los 25 mil millones a los 100 mil millones de pesos.

“En el caso de que tengamos que comprar las vacunas, hay presupuesto. Estamos estimando el costo de dosis, hay estas investigaciones que se están llevando a cabo y hay empresas que al poner la vacuna al servicio de la gente están diciendo que no va a tener propósitos de lucro, que no van a cobrar las empresas, cuando menos una”, afirmó el mandatario.

“Aun comprándolas, el Gobierno de México tendría los fondos suficientes. Si cuestan mucho las dosis, tenemos una reserva hasta de 100 mil millones de pesos, si es un costo moderado, hasta 50 mil millones de pesos y si es un costo bajo hasta 25 mil millones de pesos”, dijo durante su conferencia de prensa matutina.

El titular del Poder Ejecutivo Federal afirmó que México tiene una consideración especial a nivel internacional, debido a que propuso que se pusiera al alcance de todos los países, tanto las vacunas, como los tratamientos contra Covid-19.

Ayer jueves 3 de septiembre, luego de participar en la reunión extraordinaria virtual de ministros de Relaciones Exteriores del G-20, Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), explicó que la vacuna Sputnik-V podría aplicarse en México en octubre próximo.

Ello como parte de la fase tres de su ensayo clínico, ello si su protocolo es aprobado por la Secretaría de Salud (Ssa) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) mexicanas.

Este texto es publicado por el Border Hub con autorización del Semanario ZETA. Aquí la versión original que cita el uso de información de AFP y EFE.

* Ilustración principal: Freepik

Unete a nuestro newsletter.


Contacta al Autor

Carlos Álvarez

    El periodismo requiere de tu apoyo

    Conviértete en miembro del Border Hub

    Notas Relacionadas