Border center

En emergencia por Covid-19, permiten más actividad en maquilas de Chihuahua

Por Rocío Gallegos y Gabriela Minjáres | La Verdad Juárez

octubre 26, 2020 | 5:00 am



Con los cambios en el semáforo epidemiológico, el porcentaje de actividad permitida a esta industria ha ido en aumento en el estado de Chihuahua, así como la aparición de brotes y contagios detectados en sus plantas

Ciudad Juárez.- Contrario al endurecimiento de las restricciones que impuso en la entidad para contener el Covid-19, el Gobierno de Chihuahua ha sido cada vez más permisivo con las maquiladoras al establecer las medidas de seguridad sanitaria en medio de esta emergencia epidemiológica.

Debido a ello, al regresar al semáforo rojo las plantas industriales operan con un mayor número de empleados en comparación con la forma en que trabajaron durante los meses en los que la entidad también se encontraba en el nivel de ‘máximo riesgo de contagio’. Esto pese a que ahora las autoridades de Salud han advertido que se registra una situación más grave que en ese entonces, debido a que cada día que pasa se rompe el récord de defunciones, capacidad hospitalaria y casos nuevos.

Peor aún, en caso de brotes de la enfermedad detectados en el interior de las empresas, ya no se cierra toda la planta, únicamente “se clausura” el área donde se presume ocurrieron los contagios y la actividad laboral continúa en el resto de la nave industrial.

Esto se desprende de una revisión a los distintos decretos emitidos por el Gobierno del Estado de Chihuahua con las medidas del semáforo epidemiológico con las que busca contener la propagación del virus Sars-Cov-2, causante del Covid-19, y de la información proporcionada por autoridades de Salud.

Semáforo vigente el 1 de junio en Chihuahua, donde se exhibe la actividad a industrias esenciales, nuevas esenciales y no esenciales. Tabla: Gobierno de Chihuahua
El rojo vigente desde el 23 de octubre, donde se muestra una mayor permisividad para la industria manufacturera catalogadas como nuevas esenciales y no esenciales. Tabla: Gobierno de Chihuahua

La situación ha detonado denuncias, algunas protestas o paros de labores en maquiladoras, como la ocurrida recientemente en la compañía APTIV Río Bravo Eléctricos Planta 5, donde la noche del viernes 23 de octubre un grupo de trabajadores interrumpió su jornada y se apostó en el exterior para denunciar que tienen compañeros contagiados de Covid y la empresa no hace nada.

También provocó preocupación la indignación de empleados de Electrolux, quienes hicieron público su miedo por los contagios al interior de su centro de trabajo y denunciaron la falta de control de las autoridades para vigilar que las maquiladoras cumplan con las medidas impuestas ante la pandemia.

Las denuncias y las exigencias 

Fotografía: Rey R. Jauregui

Con 42 empleados de la planta Refrigeradores contagiados por Covid y el fallecimiento de un trabajador de la planta Fabric Care con sospecha de coronavirus, Electrolux Juárez anunció la semana pasada a su plantilla laboral que continuarán operando aún con el semáforo rojo porque son esenciales y el gobierno les ha otorgado los permisos necesarios.

“Mientras en la ciudad se ve un aumento en la propagación del Covid-19, como empresa estamos monitoreando de cerca si el gobierno cambia el semáforo a rojo. Sabemos que ustedes también están conscientes de esta situación”, difundió la multinacional sueca fabricante de electrodomésticos, en una publicación que compartieron el 22 de octubre a través de la aplicación que utilizan para la comunicación interna entre los trabajadores.

El mismo día y por el mismo medio, la empresa informó que uno de sus trabajadores en la planta Fabric Care, Ermenegildo Martínez Martínez, había fallecido con la sospecha de que la causa de muerte fue el Covid.

Al siguiente día, la empresa difundió en la misma aplicación que 42 empleados de la planta Refrigeradores dieron positivo, dato que fue confirmado por voceros de Electrolux a medios de comunicación.

“Nuestra planta ha sido desinfectada completamente desde la última vez que los empleados estuvieron en el trabajo, por lo que no hay un impacto en nuestro proceso”, se dio a conocer en la publicación.

Sin embargo, obreros de la planta Refrigeradores, ubicada en el suroriente de la ciudad, aseguraron que las medidas de seguridad sanitaria para los trabajadores no como las anuncia la empresa y por ello atribuyen a la planta el contagio masivo.

Bajo la condición de anonimato por temor a represalias de la empresa que tiene entre sus antecedentes el despido de trabajadores que protestaron por falta de medidas de protección ante la pandemia, comentaron que no hay tal cuidado en la planta.

“Estoy de acuerdo en que hacen lo posible por tener las medidas y hay que seguirlas, pero en ciertos puntos la empresa no es sincera”, dijo una trabajadora.

Narró que tan sólo la semana pasada una compañera de trabajo acudió a la empresa para informar a los jefes que su esposo había dado positivo a la prueba de Covid y, si bien le pidieron que se realizara la prueba en la que también resultó positiva, en ningún momento desinfectaron el área de trabajo y suspendieron o modificaron las operaciones en el lugar aun cuando estuvo trabajando en la línea de producción varias horas.

“Estuvo en el área de trabajo al igual que el supervisor y tres jefes de grupo que no se han presentado, pero no han dado a conocer si resultaron positivos… así que no es cierto lo que dicen en la aplicación, donde informan que se ha sanitizado cuando en ningún momento lo hicieron”, mencionó.

En una visita realizada a la planta el sábado por la tarde, cuando los trabajadores salían de trabajar el turno extra, pidieron que las autoridades vigilen que la empresa cumpla con las medidas sanitarias o que la cierren.

Fotografía: Rey R. Jauregui

“¡Ayúdenos!, hay Covid y no quieren cerrar”, gritó uno de los trabajadores que declinó dar entrevista porque guardias de seguridad de la planta los vigilaban a la salida de la planta.

La Verdad buscó hablar con los guardias para gestionar una entrevista con directivos o voceros de la empresa, pero declinaron establecer comunicación y se retiraron de manera inmediata del lugar después de tomar fotografías del vehículo y al personal de este medio.

Ante el aumento de contagios de coronavirus en la ciudad que llevó al gobernador Javier Corral Jurado a establecer a esta frontera como zona de emergencia sanitaria, empleados de la industria automotriz APTIV Planta 5 suspendieron el viernes labores para exigir el cierre de la empresa.

“Solo nos dicen que no saben del tema… no nos quieren decir nada”, dijo una trabajadora que realizó la denuncia pública durante el paro laboral. Aseguró que un rato antes de la protesta se sacó de esa planta a una persona enferma en un auto particular y luego se enteraron que murió. Los obreros exigieron seguridad y denunciaron que en su planta nunca sanitizan.

APTIV respondió a través de un posicionamiento en el que mencionó que no cuentan con ningún empleado hospitalizado o con asistencia de ventilador y aseguró que desde el inicio de la pandemia ha estado trabajando bajo estrictos protocolos de seguridad, establecidos e implementados acorde a los lineamientos del gobierno.

Fotografía: APTIV

Respecto al traslado de una persona a recibir atención médica en automóvil particular, informó que el empleado se retiró por un problema de salud ajeno al coronavirus y la familia lo reporta como estable.

Trabajadores de la misma planta, pero del turno matutino, coincidieron con la denuncia que hicieron sus compañeros de la noche, al asegurar que incumplen con las medidas de salud para evitar la propagación del coronavirus en las líneas de producción.

Con la condición de reservar su identidad por temor a represalias en la empresa, una trabajadora del turno matutino narró que este mes se contagió de Covid después de que varios compañeros presentaron síntomas de una aparente gripa.

“Una semana antes de que me enfermara había muchos con gripa en mi área, tres de ellos fueron a enfermería y la doctora les dijo que no los podía recibir así enfermos, nomás salió la enfermera y les dio unas pastillas, un antigripal y un paracetamol, para que se tomaran… ninguno fue al Seguro, así siguieron trabajando”, dijo.

Agregó que al presentar síntomas acudió al Seguro Social, donde le dijeron que era gripa, pero al agravar su situación decidió consultar un médico particular y hacerse una prueba en la que resultó con Covid, enfermedad que se propagó a su familia.

La obrera, quien trabaja en un tablero donde se fabrican arneses para automóviles, afirmó que en su área, por la misma producción, es complicado mantener la distancia mínima entre los empleados, por lo que trabajan prácticamente “pegados” unos a otros.

Además, comentó que dejaron de tomar la temperatura al ingresar a la planta y a partir de este mes les volvieron a pedir que chequen su ingreso, lo que también genera largas filas y no les permiten mantener la distancia a pesar de que varios han protestado por temor al contagio.

Arturo Valenzuela Zorrilla, director Médico de Zona Norte, concedió que los contagios en la industria maquiladora son un problema delicado por el contacto que tienen los trabajadores en las áreas comunes, por lo que al identificar un brote en un área definida solo cierran esa zona de trabajo, pero si son varias se cierra toda la planta.

Afirmó que las autoridades de Salud supervisan las empresas en las que se registran los brotes, tarea de la que se encarga el área de Epidemiología, que mantiene contacto con las maquiladoras y observa los cierres de sección con la finalidad de evitar cadenas de transmisión.

Trabajadores de maquiladora pusieron en duda la afirmación de Valenzuela, pues afirmaron que nunca han visto la presencia de las autoridades de Salud en las plantas, por lo que se explican que a lo largo de la pandemia los patrones relajaron las medidas sanitarias y desatendieron a los empleados.

“Nosotros estamos con la bendición de Dios en el trabajo, no entra nadie a revisar, nomás andan los guardias para vigilar que traigas tu careta y cubrebocas, pero en sí, de que vaya alguna autoridad de salud o alguien más del gobierno, no”, dijo la obrera de APTIV.

Trabajadores de Electrolux reprocharon a las autoridades por permitir la operación de la planta pese al brote masivo de trabajadores y la falta de vigilancia a la empresa al considerar que privilegian los intereses económicos por encima de su bienestar.

“Les importa más un refrigerador o una lavadora que nuestra vida, sabemos que son muchos los intereses que hay de por medio y por eso no ven lo que en realidad pasa aquí adentro”, lamentaron.

(Con información de Itzel Ramírez)

Este texto es publicado por el Border Hub con autorización de La Verdad Juárez. Aquí la versión original. 

Unete a nuestro newsletter.


Contacta al Autor

Rocío Gallegos y Gabriela Minjáres

    El periodismo requiere de tu apoyo

    Conviértete en miembro del Border Hub

    Notas Relacionadas