Border center

Asesinos vigilaron a Margarito por 24 horas antes de matarlo

Por Redacción | Punto Norte

marzo 07, 2022 | 6:00 am



En este reportaje se cuentan los detalles del homicidio del fotoperiodista Margarito Martínez, asesinado el 17 de enero en Tijuana, con base en lo que la Fiscalía General del Estado aportó en la audiencia inicial del caso, a la cual el medio digital PUNTO NORTE tuvo acceso

Testigos presenciales del homicidio del periodista Margarito Martínez Esquivel, videos, fotografías, grabaciones de voz y mensajes entre los asesinos fueron recopilados por los encargados de esclarecer el crimen e integrarlos a la investigación oficial presentada en la primera audiencia penal del caso.

Con estos datos de prueba, se pudo conocer quiénes ordenaron, planificaron, vigilaron, ejecutaron y pagaron por el ataque que le arrebató la vida al periodista.

Utilizaron una moto, un arma que estaba escondida, una pareja que vigilara al periodista durante una noche completa y pagaron 20 mil pesos a quien le disparó. Además, enviaron miembros del grupo de asesinos al velorio de Margarito para escuchar y vigilar a familiares y amigos.

Margarito Martínez se dedicó durante 17 años al foto periodismo.
Margarito Martínez se dedicó 17 años al fotoperiodismo.

En este reportaje, se cuentan los detalles de este crimen con base en lo que la Fiscalía General del Estado aportó en la audiencia inicial del caso, a la cual PUNTO NORTE tuvo acceso.

Se describen las relaciones entre los sicarios, qué hicieron antes y después del homicidio, dónde escondieron nuevamente el arma, así como el motivo por el que se ordenó la muerte del reportero.

El móvil del crimen quedó asentado en los datos de prueba aportados para vincular judicialmente a los detenidos: se trata de un grupo del cártel de drogas liderado por quien identifican con el apodo de ‘El Cabo 20’ y que mantiene control en la zona donde vivía el comunicador, pues le atribuyeron a Margarito publicaciones y fotografías del semanario Zeta que él, en realidad, no proporcionó.

“La Fiscalía les va a comunicar de una investigación en su contra”

Es un cuartito blanco, con una pared descarapelada y una computadora frente a tres sillas acomodadas en forma de triángulo, toman asiento tres hombres y llevan la mirada al monitor donde observarán cómo son acusados del homicidio del fotoperiodista Margarito Martínez Esquivel.

Resalta el naranja de sus uniformes, ninguno tiene esposas y cada uno lleva un cubrebocas distinto.

En la primera silla está Adrián Nicolás ‘El Uber’ con un ‘Just Do it’ y el logo de Nike sobre su cubrebocas oscuro. Es a quien la Fiscalía señala de haberle disparado a Margarito.

Llamada al sicario que asesinó a Margarito.

La segunda silla, colocada centímetros detrás las otras dos y en medio, es ocupada por Christian Adán ‘El Cabo 16’ o ‘El Jaguar’, quien a lo largo de la audiencia no suelta unas hojas tamaño carta que a ratos lee.

El tercero es José Heriberto ‘El Huesos’, el único con cubrebocas KN-95 y quien, en más de una ocasión, va a cerrar los ojos y a acomodar el lado izquierdo de su cabeza sobre la pared.

Faltan minutos para las 8:00 de la noche del viernes 4 de marzo y da inicio la audiencia de formulación de imputación por el homicidio de Margarito Martínez.

José Heriberto "El Huesos".
José Heriberto ‘El Huesos’.

Como ha ocurrido desde marzo de 2019 por la pandemia, la audiencia se realiza a través de videoconferencia, por lo que los detenidos permanecerán en las instalaciones del Centro de Reinserción Social (Cereso) La Mesa en Tijuana, donde se adecuaron módulos para ser enlazados por medio de una computadora.

Los tres fueron detenidos el 25 de febrero en una serie de seis cateos realizados por la Fiscalía General del Estado en Tijuana y Rosarito, en los cuales se capturó a diez personas relacionadas con el homicidio de Margarito.

Cinco, entre ellos Christian Adán ‘El Cabo 16’, fueron turnados a la Fiscalía General de la República y permanecen en prisión tras ser vinculados por delitos relacionados con armas de fuego y delitos contra la salud.

Fiscal general de Baja California Ricardo Carpio.
El fiscal general Ricardo Carpio, durante la conferencia de prensa donde anunció los arrestos.

Tres más, dos hombres y una mujer, fueron puestos en libertad, al no ser personas de alto interés para la investigación, según explicó el propio fiscal general del Estado, Ricardo Carpio Sánchez, el 2 de marzo.

Junto a ‘El Cabo 16’, José Heriberto ‘El Huesos’ y Adrián Nicolás ‘El Uber’, son los tres detenidos en esos cateos a quienes la Fiscalía General del Estado les imputó el delito de homicidio calificado.

La audiencia inicial de formulación de imputación fue presidida por el juez Lauro Guillermo Vizcarra Romero, quien inició explicándoles a los detenidos “la Fiscalía les va a comunicar la investigación en su contra”.

Y con ello, los fiscales empiezan a exponer ante el juez por qué se les acusa los tres hombres, todos de aspecto joven, de asesinar a Alfonso Margarito Martínez Esquivel.

“¿Qué color es su casa, cuál es exactamente?”

“Mándame la ubicación del Margarito, donde vive”, así, a las 13:17 horas del sábado 15 de enero, inició la conversación entre ‘El Huesos’ y ‘El Cabo 16’ para planear su homicidio.

La Fiscalía obtuvo acceso a las comunicaciones entre dos de los detenidos, ‘El Huesos’ y ‘El Cabo 16’, a partir de un teléfono celular asegurado en uno de los cateos realizados el 25 de febrero.

La planeación del crimen se da un día después de que el semanario Zeta publicó en su portada y como trabajo principal, un texto titulado ‘Las células del Cabo 20’, en el que se le señala de ser uno de los principales generadores de violencia en Tijuana junto a imágenes de sus supuestos colaboradores y detalles sobre su vida personal y familiar.

Carro de Margarito.

Margarito Martínez vivía en la delegación Sánchez Taboada, la misma donde este presunto grupo criminal liderado por ‘El Cabo 20’ ejerce su mayor influencia.

Y a pesar de que Margarito no participó en la redacción ni aportó datos para ese texto, el grupo criminal lo culpó de ello.

“Fue porque Margarito estuvo haciendo publicaciones en redes sociales de la familia del señor y hasta fotografías le había pasado al periódico Zeta”, explicaría ‘El Uber’ del porqué le quitaron la vida, se lo cuenta a un testigo que aportó su testimonio a la Fiscalía.

Semanas antes, en diciembre de 2021, el fotoperiodista había sido acusado falsamente en una transmisión en vivo de Facebook de ser el administrador de páginas, también de Facebook, en las que se publicaba información sobre ‘El Cabo 20’ similar a la publicada ese viernes en el periódico.

Madre de Margarito Martínez.

Margarito negó los señalamientos en la misma transmisión en vivo y pidió al colectivo Yo Sí Soy Periodista, del cual formaba parte, que se publicara un desplegado para deslindarlo de las acusaciones.

También, buscó la forma de integrarse al mecanismo de protección a periodistas debido al riesgo que corría, pero a decir de la Secretaría General de Gobierno del Estado, no concluyó con los trámites necesarios para que se le adhiriera.

Y hace unos días, Eglantina Esquivel, madre de Margarito y también periodista, exigió se conociera el móvil del homicidio, pues dijo “él no escribía, él retrataba muertos, crímenes”.

En el año 2004, Margarito se inició en el fotoperiodismo documentando los hechos violentos de la ciudad y al poco tiempo ya se le conocía por su apodo, ‘4-4’.

Así se refieren a él quienes planearon su homicidio, eligieron a un sicario y supervisaron los detalles del crimen.

Elemento de la Guardia Nacional en el lugar donde mataron a Margarito.
Un elemento de la Guardia Nacional resguarda el lugar donde Margarito fue asesinado.

Una vez que iniciaron la planeación, en menos de 24 horas, el grupo de asesinos ya tenía videos, fotografías y las coordenadas de la casa del fotoperiodista. Había estudiado también por qué calles entraba y salía de su casa hacia su vehículo estacionado sobre la calle.

También dejan de manifiesto la importancia de cometer el homicidio con precisión. “¿Qué color es su casa? ¿Cuál es exactamente?”, se preguntan y comparten imágenes y videos de la vivienda desde la calle, tomados ese mismo sábado 15 de enero.

Desde el 15 de enero hasta el 20 de enero, el intercambio de mensajes no solo permite recrear la planeación y ejecución del homicidio, también se conoce lo que el grupo criminal comentó después de quitarle la vida a Margarito, detalles que coinciden con lo relatado por testigos presenciales.

“Ocupo un soldado para aventarse un homicidio”

Es el domingo 16 de enero. El grupo de asesinos avanza con el siguiente paso en su plan: conseguir al sicario. Adrián Nicolás ‘El Uber’ está en una casa de la colonia Sánchez Taboada, fumando con dos personas. Ambas aportaron su testimonio a la Fiscalía y coinciden en que entre las 3:00 y 4:00 de la tarde, escuchan que suena el celular de ‘El Uber’ y contesta en altavoz.

“Ocupo un soldado para aventarse un homicidio, se le va a pagar 20 mil pesos y la indicación viene del Cabo 16”, se escucha decir a ‘El Huesos’, a quien ambos testigos conocen y cuya voz reconocen.

‘El Uber’ quita inmediatamente el altavoz y continúa con la llamada, sus acompañantes escuchan cuando dice que él realizará el homicidio y luego le pide a una de las dos personas que le sirva de ‘puntero’, esto es, que vigile la zona antes y durante el homicidio.

El primero de sus acompañantes declina, pues le dice que no le gusta involucrarse en asesinatos. En su entrevista, explica que, si bien trabaja para célula de ‘El Huesos’ en la Sánchez Taboada, solo cobra el dinero en los puntos de venta de droga, así conoce a ‘El Uber’, a quien identifica como miembro de la ‘bataca’ (grupo de sicarios) de ‘El Huesos’.

Vigilaron la casa de Margarito toda una noche.

Sin embargo, la mujer, quien es pareja de ‘El Uber’ y amiga del testigo, dice que ella puede realizar dicha tarea. Luego, ella misma indicaría que desconocía que se trataba de Margarito Martínez, hasta que estuvieron en el lugar de los hechos.

Es así como ‘El Uber’ y su novia se retiran de la vivienda. La Fiscalía rescata un mensaje enviando en el mismo lapso, en el que ‘El Cabo 16’ le pregunta a ‘El Huesos’ si “¿Margarito conoce al Uber?”, ya se le había informado que era el sicario elegido.

Después, insiste “¿Cómo vamos con lo que dijimos? Lo del 4 (4-4 era el apodo de Margarito) urge, ocupamos presentar trabajo aquí con el señor”.

‘El Huesos’ le responde “Ya le dije al Uber que lo estaba esperando para decirle qué rollo”.

Ese mismo día, ‘El Uber’ y su pareja se trasladan a otra casa de la colonia Sánchez Taboada. La mujer explica que llega un vehículo con ‘El Huesos’, quien tiene consigo tres armas cortas y una larga.

De ahí, acuden a un terreno frente a la casa de Margarito en la colonia Camino Verde. Es entonces que la mujer se da cuenta quién es la víctima, asegura.

Antes, relató en su entrevista, ‘El Uber’ le explicó que “El Cabo 16 dio la orden de echar el punto toda la noche para ver la casa de persona que iban a matar”.

Y también recuerda “estuvimos echando punto toda la noche”.

En ese transcurso, de acuerdo a lo señalado por la Fiscalía, ‘El Cabo 16’ le pide una actualización a ‘El Huesos’.

“No se quiere dejar ver, ya anda ahí El Uber, están afuera de su casa esperando a que llegue”, le responde.

“Ya quedó, oiga”: el homicidio de Margarito fue grabado por sus asesinos

 Son pasadas las 12:00 del día del lunes 17 de enero y Margarito está a un lado de su vehículo estacionado sobre la calle 5 de mayo de la colonia Camino Verde.

La mujer que sirvió de ‘puntera’ a ‘El Uber’ estuvo más de una hora antes frente a la casa de Margarito y observa cómo ‘El Uber’ camina directamente hacia el fotoperiodista y, por la espalda, le dispara a la altura de la cabeza en tres ocasiones.

Luego, la mujer relata que ve a ‘El Uber’ salir corriendo del lugar, mientras ella sigue a un lado de ‘El Huesos’, quien con su teléfono celular toma un video de Margarito ya sin vida.

Asesinos de Maragarito lo vigilaron 24 horas.

 “Hay una persona gritando a su lado”, detalló la Fiscalía al juez durante la audiencia al hablar del vídeo, el cual también tiene en su poder, al encontrarse en el mismo teléfono celular asegurado en el cateo, y está integrado a la carpeta.

La mujer dice que ‘El Huesos’ envió a un carro para que pasaran por ella y la llevaran a su casa, incluso le dio dos números telefónicos “para cualquier cosa”.

La Fiscalía explicó que momentos después, ‘El Huesos’ le envía un mensaje a ‘El Cabo 16’ para confirmar que el homicidio ya fue cometido.

“Ya quedó, oiga” y también le envía el video que tomó.

Más tarde, ‘El Huesos’ recibe instrucciones de pagarle al asesino. “Les da la moneda a los muchachos y ahí se los descuenta”, le indica ‘El Cabo 16’.

Asesinos de Margarito Martínez lo vigilaron durante 24 horas.

Ese mismo día, ‘El Uber’ y su novia llegan a la casa de su amigo, con el que estaban un día antes. Habían ordenado comida china.

“Estaban muy contentos y muy sonrientes”, recuerda el testigo.

Cuando este les preguntó por qué estaban felices, estos le respondieron “porque nos aventamos el homicidio y fue el del periodista Margarito”.

Ella, explica el testigo, narró cómo “punteó el lugar donde iba a estar el reportero Margarito y cuando lo vio, ‘El Uber’ se puso atrás y le hace las detonaciones y se va caminando del lugar para la calle principal (avenida Acueducto) para irse en su moto”.

La motocicleta es propiedad de ‘El Uber’ y no fue la única vez que la utilizó esa semana.

El pago de 20 mil pesos en unas canchas y esconder el arma en un cerro

El martes 18 de enero, en la Sánchez Taboada, “está bien caliente el barrio, hay un putero de patrullas y de Guardia Nacional rondando y todavía tienen cerrada la calle (donde fue el homicidio de Margarito”, le informa ‘El Huesos’ a ‘El Cabo 16’.

Este le responde “van a andar bien bravos, hay que andar calmados”.

La calle donde Margarito fue asesinado.
La calle donde Margarito fue asesinado.

Luego preguntan si el pago para ‘El Uber’ se había quedado acordado en 10 o 20 mil pesos. Coinciden en que es la segunda cantidad.

Ese mismo día, refiere la mujer que sirvió de ‘puntera’, ‘El Uber’ le envió un mensaje para decirle que pasaría por ella. Llegó en su moto hasta su casa y juntos fueron a las canchas de la colonia.

“Llegó ‘El Huesos’ y le entregó 20 mil pesos a ‘El Uber’ y él le dio a ella mil pesos, ella tomó el dinero porque tenía miedo”, explicó la Fiscalía en la audiencia inicial.

Es ahí que “El Uber le cuenta que la bronca fue porque el Margarito estuvo haciendo publicaciones en redes sociales de la familia del señor y hasta fotografías le había pasado al periódico Zeta”.

Margarito Martínez
Margarito fue enterrado el 21 de enero. 

Ese mismo día, el otro testigo recibe un mensaje de ‘El Huesos’, quien le indica que le llevara dinero a un punto de la colonia Sánchez Taboada y ‘El Uber’ pasó por él para llevarlo hasta el sitio, un baldío.

Ahí ‘El Uber’ le entregó a ‘El Huesos’ una mochila negra que traía consigo. La cual, a su vez, contenía un arma de fuego “con la que mataron al reportero Margarito”, explicó la Fiscalía en la audiencia.

El testigo vio cómo ‘El Huesos’ envuelve la mochila y la pistola en una bolsa negra y la entierra.

“Todo bien porque salió en el Zeta que fue un vecino, Don Juan… nadie se las olió”

Ese mismo 18 de enero, explicó la Fiscalía, los asesinos celebran una nota publicada en Zeta, en la que se atribuyó el homicidio a un vecino del fotoperiodista.

A pesar de que el entonces fiscal central, Hiram Sánchez Zamora, negó en rueda de prensa que esa fuera una línea de investigaciones y descartó que existiera un testimonio que diera cuenta de eso, el medio continuó publicando esta versión como una línea de investigación de la Fiscalía, incluso hasta el 25 de febrero.

Nota de Zeta

 “Nadie se las olió (…) Todo bien porque salió en el Zeta que un vecino, Don Juan, estaba con Margarito, tomando con él y que se hicieron de palabras y lo mató, quién sabe qué pedo con esa nota”, expresa uno de ellos.

‘El Huesos’ responde “esa madre estuvo bien pasada de vergas”.

“Hoy van a ir al velorio de Margarito”

Es jueves 20 de enero. ‘El Huesos’ le informa a ‘El Cabo 16’ que “hoy van al velorio de Margarito, van a ir para ver qué dicen, en la Gayosso, va a estar la familia”, pero más tarde que esto no ocurrió “porque hay mucho gobierno, que no se puede acercar para allá”.

Velorio de Margarito Martínez.
El velorio

Efectivamente, la noche del jueves 20 de enero, familiares, amigos y colegas de Margarito Martínez estuvieron desde las 7:00 de la tarde en la funeraria Gayosso, en la capilla Magna, velando al fotoperiodista.

Sin declarar y ‘El Uber’ renuncia a asistencia consular

Lo que se sabe a partir de testimonios es que Adrián Nicolás ‘El Uber’, de 24 años, es ciudadano estadounidense, pero tiene varios años viviendo en la colonia Sánchez Taboada. En la audiencia inicial, el juez le explicó que al ser ciudadano, tenía derecho a asistencia consular, pero este renunció a ella.

A ‘El Uber’, ‘El Huesos’ y ‘El Cabo 16’, estando internados en la penitenciaría de Tijuana, se les cumplimentó una orden de aprehensión por homicidio calificado, siendo que los tres estaban ya vinculados a proceso por delitos contra la salud (‘El Huesos’ y ‘El Cabo 16’) y por homicidio en el caso de ‘El Uber’.

Los tres fueron representados en esta audiencia inicial por una defensora pública, quien les asesoró no declarar en esta etapa procesal y solicitar la ampliación del término constitucional a 144 horas para la vinculación a proceso.

Margarito en una de sus coberturas.
Margarito en una de sus coberturas.

Así, una vez que la Fiscalía formuló imputación por homicidio calificado en contra de los tres detenidos, explicando la alevosía y ventaja con la que se planeó y cometió el crimen, solicitó la vinculación a proceso.

Debido a que los detenidos pidieron el plazo de 144, la audiencia de vinculación a proceso se realizará esta semana.

En ella, el juez determinará, con los datos aportados por la Fiscalía y con la oportunidad de que la defensa argumente a favor de sus representados, si se les considera presuntos responsables del homicidio del periodista Margarito Martínez Esquivel.

Hasta entonces, los tres son considerados inocentes, pero permanecen en prisión preventiva como medida cautelar.

Este texto es publicado por el Border Hub con autorización de Punto Norte. Aquí la versión original.

Unete a nuestro newsletter.


Contacta al Autor

Redacción

    El periodismo requiere de tu apoyo

    Conviértete en miembro del Border Hub

    Notas Relacionadas