Border center

Comunidades de Chihuahua prohíben el paso por su territorio ante coronavirus

Por Itzel Ramírez | La Verdad

marzo 31, 2020 | 5:00 am



Samalayuca y Urique restringen el acceso a personas ajenas a su población como una medida para prevenir el COVID-19 entre sus territorios; se entiende preocupación, pero medida va contra la ley: Gobierno de Chihuahua

En el extremo sur del municipio de Juárez, el poblado de Samalayuca ha determinado cerrar el paso a cualquier persona que no sea habitante del lugar, a propósito de la pandemia por coronavirus Covid-19.

A más de 600 kilómetros de allí, el Ayuntamiento de Urique ha ido más allá: del municipio serrano no se puede entrar ni salir desde el 26 de marzo, con el argumento de que buscan prevenir la propagación del virus.

Ambas comunidades chihuahuenses, una a poco más de 40 kilómetros de la franja fronteriza con Estados Unidos y otra enclavada en la zona serrana limítrofe con Sinaloa, han adoptado las medidas de manera unilateral, es decir, sin la venia de ninguna autoridad más que la local, de acuerdo con los respectivos responsables.

El Gobierno de Chihuahua ha respondido a través de la Secretaría General de Gobierno con un llamado a las autoridades locales de ambas poblaciones para eliminar las restricciones al libre tránsito, un derecho consagrado en la Constitución mexicana.

Samalayuca restringe acceso a su comunidad

En Salamayuca se convocó desde el 26 de marzo a formar una brigada de voluntarios para “persuadir a visitantes” de ir al poblado, perteneciente al territorio de Juárez, aunque con un régimen de gobierno de presidencia seccional. La brigada también buscaba que los habitantes del poblado redujeran sus visitas a Juárez, el centro urbano más cercano de esta frontera.

Cuatro días después, Javier Meléndez Cardona, presidente seccional de Samalayuca, anunció que ese mismo 30 de marzo se cerraba el acceso al pueblo para todas aquellas personas que no habitaran ahí. Se estima que en el lugar residen unos mil 500 habitantes.

“A partir de hoy (30 de marzo), el pueblo de Samalayuca cierra el acceso a los visitantes. Por favor, absténgase de venir, se prohíben concentraciones en la Plaza del pueblo y los balnerarios, las Dunas no van a operar, inclusive ni en Semana Santa ni en el Domingo de Pascua. Agradecemos su comprensión”, explicó Meléndez en redes sociales junto a la publicación donde se detallan las restricciones.

Quien no justifique la posesión de un terreno en el pueblo, indica la determinación, no podrá ingresar a Samalayuca, famoso sobre todo por sus dunas de arena blanca, finísima, pero también por sus balnearios y fiestas de temática agrícola. Eso sin contar sus petrograbados, testimonio rupestre de la prehistórica actividad humana en la región.

En el poblado se instalará un retén los fines de semana y una suerte de patrullajes ciudadanos para restringir el paso a personas ajenas, con excepción de proveedores de comercio, de insumos para la agricultura y la ganadería y de los trabajadores de la región.

En los meses recientes, Samalayuca ha saltado a la opinión pública también por la mina canadiense que pretende instalarse en el pueblo, con el aval de unos y el descontento de otros, por las afectaciones al acceso al agua y a los Médanos declarados Área Natural Protegida en 2009.

Entrada a Samalayuca, ubicada a unos 50 kilómetros de la mancha urbana de Ciudad Juárez
Fotografía: Cortesía

Temen a turistas provenientes de Estados Unidos

Tierra de las turísticas Barrancas del Cobre, el municipio serrano de Urique ha puesto la vara más alta; ahí desde el 26 de marzo se prohíbe la entrada de toda persona ajena al municipio, pero también la salida.

Angélica Torres, secretaria de Ayuntamiento de Urique, explica que la determinación obedece a un intento por proteger a la comunidad indígena, que compone el 70 por ciento de la población del municipio, asegura.

“Ellos (la comunidad indígena) tienen un poquito más arraigadas sus costumbres y ellos hacen caso omiso a cualquier medida preventiva normal que nosotros digamos que es lavado de manos, la sana distancia, el estornudar con el antebrazo… ellos definitivamente no acatan ese tipo de medidas y la verdad que fue una de esas situaciones que pensamos más, si se nos llega a colapsar, si llegara a haber contagio en el municipio pues los principales afectados son ellos”, justifica Torres.

La presencia de turistas provenientes de Estados Unidos, Italia y otras partes del mundo, también fue factor para la determinación, afirma Torres.

La funcionaria afirma que los 10 presidentes seccionales, gobernadores indígenas y coordinadores de asuntos indígenas avalaron la decisión de la alcaldesa Mayra de Jesús Díaz Gutiérrez, del PAN.

“Las entradas por carretera a nuestro municipio se encuentran bajo vigilancia sanitaria permanente ante la contingencia por el coronavirus. Por tal motivo se le pide a la ciudadanía no trasladarse a nuestro municipio, no se dejará pasar a nadie sin motivo de carácter urgente, esta medida es en respuesta al llamado de la Secretaría de Salud y Gobierno del Estado para prevenir el contagio por el virus Covid-19.
Por su comprensión Muchas Gracias”, informó el gobierno de Urique a través de redes sociales.

“Se les hace un atento aviso a la Comunidad y al Turista en general, de no trasladarse a nuestro municipio en bien de nuestra gente Rarámuri, ya que son la población más vulnerable, Hagamos Conciencia, por el bien de todos.

Disculpe las molestias que se puedan ocasionar, juntos saldremos delante de esta contingencia. Estos filtros serán retirados hasta el 20 de abril”, abunda la publicación del gobierno municipal.

En la carretera de Creel a San Rafael, detalla Torres, se encuentra el retén que con policía municipal y personal de Protección Civil determina quién puede entrar y salir de Urique.

“En sí no es un cierre total de la carretera. Estamos dejando salir a personas con urgencia médica y también a camiones con víveres. Hay algunos habitantes de Urique que salieron antes de tomar esta decisión a la ciudad de Chihuahua o a Cuauhtémoc o incluso al estado de Sinaloa, entonces a ellos les hemos permitido regresar. ¿Por qué?, porque tienen sus casas aquí, tienen su familia y ellos solo fueron a una diligencia y tienen que regresar, entonces estamos tratando de no afectarlos tanto”, comenta la funcionaria de Urique, población también cercana a Sonora.

Como justificación legal, Torres ofrece el acuerdo 49/2020 signado por el gobernador Javier Corral, donde se emiten las disposiciones a aplicarse en la entidad por el virus.

“Ese acuerdo del gobernador nos deja un poquito como abiertos al municipio la toma de decisiones en cuanto a las medidas que nosotros consideramos pertinentes. Nos valemos de la autonomía que tenemos en el municipio para esta toma de decisiones. La verdad que sí estamos respaldados por mucha gente, por la mayoría”, afirma.

Acceso a Urique, poblado enclavado en la sierra de Chihuahua. Fotografía: Gobierno de Chihuahua/Cortesía

La misma justificación usa Meléndez. El pueblo, asegura, le ha pedido restringir el acceso al territorio.

“Tomamos la decisión haciendo eco de la solicitud que nos hacen varios pobladores debido a que el pasado fin de semana tuvimos una afluencia de visitantes inusual, extraordinaria, mucha gente de Ciudad Juárez a la que no se le permite el acceso a los parques de la ciudad llegaron a Samalayuca creyendo que Samalayuca era un estado de excepción”, justifica Meléndez.

Restricción va contra la ley

Desde la Secretaría General de Gobierno se hace énfasis en que las restricciones están fuera de la ley y que no cuentan con el aval del régimen estatal.

Alejandro Solís, vocero de la dependencia, aseguró que Luis Fernando Mesta Soulé, secretario general de Gobierno, se había comunicado la tarde del 30 de marzo con autoridades de Samalayuca y de Urique para informarles la ilegalidad de las medidas.

“El secretario general de Gobierno se puso en contacto tanto con la presidenta municipal de Urique como con el presidente seccional de Samalayuca para comunicarles que no están de acuerdo y no podían impedir el libre tránsito a la gente que fuera ajena. Al final es un delito impedir el tránsito de las personas, no tienen la facultad para hacerlo y la recomendación es que sí se deben evitar y que hagan lo pertinente para evitar concentraciones, pero no pueden impedir el paso”, comentó Solís.

El gobierno estatal, dijo, instalará en varios puntos de Chihuahua cercos sanitarios donde se tomará la temperatura corporal y se canalizará a quienes presenten síntomas de la enfermedad para que acudan a la instalación médica que corresponda.

“Se entiende perfectamente que exista preocupación de las autoridades para hacia la gente, pero… en estos casos se está violando un derecho”, asevera.

De momento no habrá ningún operativo para garantizar el libre tránsito, precisa Solís, pues se confía en que la comunicación con los gobernantes de Urique y Samalayuca será suficiente para retirar las restricciones.

Al corte del 30 de marzo, en todo el territorio de Chihuahua se contabilizaban seis casos positivos de Covid-19, dos en la capital y cuatro en Ciudad Juárez.

laverdadjz@gmail.com

 

 

 

Unete a nuestro newsletter.


Contacta al Autor

Itzel Ramírez

    El periodismo requiere de tu apoyo

    Conviértete en miembro del Border Hub

    Notas Relacionadas