Border center

Casos de narcomenudeo abarrotan juzgado de ‘justicia terapéutica’

Por Blanca Carmona | La Verdad Juárez

junio 22, 2021 | 5:00 am



Durante los primeros tres meses del año recibieron mil 429 acusados por este delito, un 52 por ciento más que en el mismo periodo del 2020; los detenidos pueden acogerse a la suspensión condicional de sus procesos para cambiar la prisión por atención psicológica y contra adicciones

Ciudad Juárez.- El número de personas detenidas con droga y consignadas al Tribunal de Narcomenudeo aumentó un 52 por ciento en el primer trimestre del presente año, en comparación con el mismo periodo del 2020, situación que puso en jaque al Poder Judicial, obligándolo a duplicar el número de jueces asignados a conocer únicamente de este delito.

Debido al aumento de estos casos, el Sector Salud, instancia que brinda atención psicológica a los usuarios de drogas acusados del delito de narcomenudeo, también se vio obligado a duplicar el número de módulos para su atención.

Además, se firmaron acuerdos con el IMSS, el ISSSTE y Pensiones Civiles del Estado para que proporcionen atención médica a los derechohabientes que son detenidos por el ilícito de narcomenudeo, lo que ubica a Juárez como la única ciudad en el país que recibirá a sus afiliados para proveer un tratamiento contra las adicciones, informó el magistrado de la Primera Sala Penal Regional Marco Tulio Cano Corral.

Cifras del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) del Estado revelan que, de enero a marzo del 2020, 935 personas fueron acusadas de haber cometido el delito de narcomenudeo contemplado en la Ley General de Salud el Tribunal de Narcomenudeo.

En el mismo periodo de este 2021, los jueces penales de primera instancia que integran este Tribunal recibieron a mil 429 acusados del mismo ilícito. Lo que implica un aumento del 52 por ciento.

Cano Corral informó que el ilícito de narcomenudeo representa el 60 por ciento del total de las causas que llegan, los tribunales penales de primera instancia en Ciudad Juárez.

Ante esta problemática, desde el 2019 se conformó un Tribunal de Narcomenudeo, especializado para casos por este delito y para la realización de audiencias masivas, es decir, donde se puede recibir hasta 50 personas detenidas en diferentes fechas y circunstancias.

Cano Corral mencionó que esta instancia de justicia empezó con tres jueces y ahorita son seis.

Justicia y salud 

En un afán por no penalizar el consumo personal, sino buscar la aplicación de lo que denominan “justicia terapéutica”, el Tribunal de Narcomenudeo del Poder Judicial del Estado aprueba para la mayoría de los acusados una figura legal contemplada en la ley nacional y llamada suspensión condicional, que consiste en ordenar a los sospechosos que cumplan con una serie de condiciones por un plazo que puede ser de seis meses a dos años.

Si los procesados acatan ese plan no les quedan antecedentes penales.

La suspensión condicional está definida en el Artículo 191 del Código Nacional de Procedimientos Penales (CNPP) y en los siguientes apartados se definen los requisitos, que básicamente son que los sospechosos hayan sido vinculados a proceso penal, que la media aritmética de la pena de prisión a imponer por esa conducta antisocial no exceda de cinco años y se permite que los acusados reciban en varias ocasiones ese beneficio, el único candado es que hayan trascurrido dos años desde el cumplimiento o cinco años desde el incumplimiento de la otra suspensión condicional.

La ley contempla, para todos los delitos que admiten la suspensión condicional, un catálogo de 14 condiciones. Pero en el ilícito de narcomenudeo, el Ministerio Público solicita en la mayoría de los casos solo tres condiciones: que los imputados residan en un determinado lugar, cumplir con un tratamiento psicológico y médico y acudir a firmar periódicamente.

“La visión del Tribunal es que el sistema se adapte a la personal y no que la persona al sistema, porque tienes que poner las condiciones para facilitar el cumplimiento entonces se les envía y canaliza a lugares (para la atención psicológica), que estén cercanos de su domicilio y con un horario que no interfiera con su vida diaria”, indicó Cano Corral.

Aun con este beneficio, solo el 80 por ciento de los beneficiados con la suspensión condicional cumplen con las condiciones exigidas, informó el magistrado.

Para facilitar con ese cumpliendo, el TSJ y FICOSEC invirtieron recursos para diseñar kioscos donde los acusados podrán ir a la medida de la firma en lugar tener que trasladarse hasta la “Ciudad Judicial” de la calle Barranco Azul junto al Cereso.

Uno se colocará afuera del Hospital de la Mujer; otro en los juzgados Civiles y Familiares; tres más en los Centros de Atención Primaria a las Adicciones (CAPAS) y uno más afuera de la “Ciudad Judicial”, se informó.

“Están listos, pero no operando” afirmó el magistrado Cano Corra. “Hay que empezar a registrar la huella y la fotografía a todos los imputados. Es una máquina la que supervisa, blinda sobre cualquier tipo de corrupción”.

El funcionario judicial dijo que en esos kioskos el equipo estará en funcionamiento las 24 horas, para que las personas pueden acudir a firmar en la noche, en la madrugada, “es acercarles la supervisión, pero además nos despresuriza Servicios Previos al Juicio”.

Justicia terapéutica, una salida alterna

Justicia terapéutica
Fotografía: TSJ Chihuahua

De enero a marzo del presente año el Tribunal de Narcomenudeo autorizó la suspensión condicional a 532 personas, de ellos 497 eran hombres y 35 mujeres. El total de los beneficiados con esa salida alterna, equivale al 66 por ciento de todos los vinculados a proceso penal por narcomenudeo en ese trimestre, indican datos del TSJ.

En el 2020, en el mismo lapso se aprobó la suspensión a 362 acusados, de los cuales 335 fueron hombres y 27 mujeres. Casi al igual que en el año pasado, la cifra global representa el 65 por ciento de los vinculados a proceso penal por ese ilícito.

Aunque Cano Corral dijo que a todas las personas que reciben la suspensión son enviadas a tratamiento psicológico con el sector público, la Comisión Estatal de Atención a Adicciones (CEAADIC) en la zona Norte reportó que el primer trimestre de este año solo a 244 personas referidas por el Tribunal de Narcomenudeo.

Lizeth Gutiérrez Perea, coordinadora estatal de CEAADIC, señaló que en enero pasado los jueces refirieron a 35 usuarios de droga, 74 en febrero y 135 en marzo. En total 244.

Mientras que en el 2020 la Comisión recibió por parte del Tribunal de Narcomenudeo un total 850 personas, cantidad que fue considerada baja porque se trató de un ciclo atípico y hubo una diminución de las actividades tanto del Tribunal como de la Comisión debido a la pandemia del COVID-19.

En el 2019 CEAADIC recibió a mil 038 usuarios de sustancias psicotrópicas acusados de narcomenudeo, informó.

“La adicción está catalogada como una enfermedad de salud mental. En ese tribunal están dando el beneficio de la justicia terapéutica, de poder brindar como una primera instancia la atención a la enfermedad de la adicción antes de poderlo de señalar como delincuente”, refirió Gutiérrez.
La funcionaria explicó que la atención psicológica comienza con ver qué tipo de droga consumen, buscar patologías duales, hacer un antidoping y una entrevista inicial, para ver si el imputado es sujeto a un tratamiento ambulatorio o residencial o si no tiene adicciones.

El 98 por ciento de los imputados reciben un tratamiento ambulatorio en los Centro de Atención Primaria a las Adicciones (CAPA), es decir una terapia por parte de psicólogos.

En caso de que se detecten patologías psiquiátricas o necesitan atención médica, los usuarios son remitidos a la Jurisdicción Sanitaria, dijo Gutiérrez Perea.

Ante la demanda del servicio psicológico en los CAPA la Comisión en conjunto con la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y el Gobierno Municipal han generado lo que llaman CAPA satélite, módulos instalados en algunas colonias, como en: el Parque Revolución, de la colonia Altavista; en la colonia Morelos III; en Riveras del Bravo etapa III y en el Centro de Salud Urbano B de la colonia Tierra Nueva.

“Estos espacios los abrimos precisamente para poder ampliar la capacidad de lo que ya tenemos instalados y poder brindar la atención de lo que se esta refiriendo por parte del Tribunal. Nosotros como CAPA damos la atención también a la población que no trae una medida cautelar activa”, dijo Gutiérrez quien dio a conocer que casi el 70 por ciento de sus pacientes son canalizados por la autoridad judicial.

Estadísticas internacionales señalan que por cada farmacodependiente que tiene un conflicto con la ley, hay de tres a cuatro usuarios más, explicó Gutiérrez quien precisó que aunado al aumento cada vez tienen más usuarios que consumen drogas sintéticas como las metanfetaminas y el “cristal”.

La droga de mayor consumo es son la metanfetamina, seguida de la mariguana y la heroína en personas que en promedio tienen 32 años, subrayó Gutiérrez.

La posesión de droga 

Ley General de Salud contempla que la poseer una droga configura el delito de narcomenudeo y en el Artículo 474 se establece que existe una competencia concurrente, es decir que tanto jueces federales como estatales pueden resolver la situación jurídica de los detenidos dependiendo de la cantidad que ellos porten.

Si la cantidad que presuntamente tiene en su poder el sospechoso es inferior a la que resulte de multiplicar por mil el monto de la droga que está autorizada para posesión personal y si no se trata de casos de la delincuencia organizada, le corresponderá a los jueces estatales conocer de la situación. Pero si excede será competencia federal.

Por ejemplo, en el caso de la mariguana se considera consumo personal 5 gramos. Al multiplicar por mil serían 5 mil gramos o 5 kilos, por lo que los jueces conocen de ese delito cuando el acusado trae consigo hasta 5 mil gramos o 5 kilos.

Los jueces locales conocen básicamente dos modalidades del delito de narcomenudeo: posesión simple y con fines de comercio o suministro. Este último es difícil de probar, por lo que son mínimos los casos judicializados, dijo un juez consultado al respecto.

El resolutor explicó que para que se considere comercio, se requiere que el Ministerio Público presente un dato de prueba que evidencia que había una transacción o una finalidad comercial o una contraprestación. En tanto que el suministro se refiere a facilitar una sustancia de forma recurrente con tal de generar una adicción.

Este texto es publicado por el Border Hub con autorización de La Verdad Juárez. Aquí la versión original.

 

Unete a nuestro newsletter.


Contacta al Autor

Blanca Carmona

    El periodismo requiere de tu apoyo

    Conviértete en miembro del Border Hub

    Notas Relacionadas